Cueva de San Miguel de Aralar: un viaje al corazón de la historia de Navarra

La cueva de San Miguel de Aralar: un tesoro subterráneo en Navarra

Situada en plena Sierra de Aralar, en la comunidad autónoma de Navarra, se encuentra la cueva de San Miguel de Aralar, una maravilla subterránea descubierta en 1923 por un grupo de espeleólogos. Desde entonces, se ha convertido en uno de los principales atractivos turísticos de la zona, gracias a sus impresionantes formaciones geológicas y su rica historia.

Ubicación y pueblos cercanos

La cueva de San Miguel de Aralar se encuentra en el municipio de Uharte-Arakil, a 850 metros de altitud. Para llegar hasta ella, se puede acceder en coche desde el pueblo de Lekunberri, a unos 10 kilómetros de distancia. También se puede hacer una visita guiada desde el aparcamiento de la cueva, donde hay disponible un servicio de autobús desde el centro de interpretación de la Sierra de Aralar.

Además, en los alrededores de la cueva se encuentran varios pueblos con encanto, como el propio Uharte-Arakil, donde se puede visitar la iglesia románica de San Julián de Larruzea o el monte Erkurtzio, con impresionantes vistas de la sierra. También se pueden realizar actividades al aire libre, como senderismo o ciclismo, por los numerosos caminos y senderos que rodean la cueva.

Lo que hace especial a la cueva de San Miguel de Aralar

Esta cueva es especial por varias razones, siendo una de ellas su impresionante red de galerías y pasadizos. Se extiende a lo largo de 14 kilómetros de longitud, convirtiéndola en una de las cuevas más grandes de Europa. Además, es la única cueva de la Sierra de Aralar abierta al público, ya que el resto están protegidas por su valor geológico y arqueológico.

Formaciones geológicas y datos históricos

Al adentrarse en la cueva, el visitante podrá contemplar una gran variedad de formaciones geológicas, como columnas, estalactitas y estalagmitas, así como cascadas de calcita y cristales de diferentes tamaños y colores. También hay un lago subterráneo, cuyo agua es de una pureza excepcional debido a la filtración de la lluvia a través de las rocas.

Pero además de su impresionante aspecto natural, la cueva de San Miguel de Aralar tiene una riqueza histórica que la convierte en un lugar único. Se han encontrado evidencias de que fue habitada por seres humanos hace más de 25.000 años, durante la época de los Neandertales. También se han descubierto restos de osos de las cavernas y otros animales prehistóricos. En la actualidad, se pueden ver las marcas dejadas por los visitantes prehistóricos en las paredes de la cueva.

Datos curiosos y relevancia cultural

Uno de los datos curiosos de esta cueva es que, durante la Edad Media, fue utilizada como lugar de culto por los pastores de la zona, que construyeron un altar dentro de una pequeña cavidad en la cueva. También se dice que esta cueva fue uno de los refugios de la reina Juana la Loca, quien se refugió en ella mientras su marido, el rey Felipe el Hermoso, la mantenía encerrada en Tordesillas.

Debido a su importancia geológica y cultural, la cueva de San Miguel de Aralar ha sido declarada Bien de Interés Cultural por el Gobierno de Navarra. Además, se han llevado a cabo diversas excavaciones arqueológicas en su interior, lo que ha permitido descubrir y estudiar su historia y su valor patrimonial.

En definitiva, la visita a la cueva de San Miguel de Aralar es una experiencia fascinante, tanto por su belleza natural como por su riqueza histórica y cultural. Sin duda, es un tesoro subterráneo que no te puedes perder en tu próxima visita a Navarra.


Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *